¡Vamos a la pelu!

¡Vamos a la pelu!

Muchos propietarios de mascotas no creen necesario llevar a su perro a la peluquería, ya que, lo consideran un gasto innecesario y piensan que en casa se puede llevar a cabo una buena higiene y limpieza del animal. Pero ambas cosas, son compatibles y pueden complementarse.

Los profesionales de la peluquería canina conocen muy bien las características de los pelajes, así como qué zonas son las más delicadas y el tipo de utensilios a utilizar.

Ventajas de una sesión de peluquería para tu peludín

Los peluqueros caninos están especializados en baños a mascotas, ya que además, cuentan con productos cosméticos adecuados a las necesidades de cada mascota para evitar malos olores y suciedad por no mantener una adecuada higiene. ¡Sobre todo en verano!

Si pensamos en el corte, no se trata solo de una cuestión estética. El corte ayuda a nuestro peludo a mantenerse más fresquito y a que su pelo no se enrede y forme nudos.

También merecen especial atención las uñas. Su corte debe ser realizado por una persona que sepa bien lo que hace, ya que las terminaciones nerviosas de las uñas, podrían causarle mucho dolor y heridas e incluso hemorragias, si no lo realiza una persona capacitada para ello.

Una perfecta limpieza deberá incluir sus oídos. Las orejas de tu mascota necesitan revisiones y limpiezas regulares, ya que es fácil que entre los pliegues se acumule cerumen, y además, son el lugar ideal para que acampanen los parásitos.

Por otra parte, también merece nuestra atención el pelo en los ojos de tu peludo. Deben mantenerse cortos para facilitar una buena visibilidad y administrar una solución salina para la suciedad y lagañas acumuladas.

En su peluquería canina también le realizarán un vaciado de los plantares, ya que las patas y las almohadillas también deben tener el pelo corto; el contacto con el suelo hace que se enrede el pelo y que se ensucien muchísimo más.

¡Lo ves! No sólo es aquello de meter al perro en la bañera o pegarle una buena ducha con la manguera en el jardín. Es mucho más, y además, se lo debes a tu perro. ¡Todos seréis más felices y evitaremos no pocos problemas de salud!

Y ya sabes, ¡arrumacos perrunos y mil amores guauguau para tu familia canina!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *